blog de Jorge Díaz Martínez

sábado, 28 de enero de 2012

Poetry day - gedichtendag - journée de la poésie - día de la poesía‏







Frans Nijs es un escritor flamenco que celebra todos los años el día de la poesía (no el internacional, sino ese otro que se celebró este jueves pasado) eligiendo el poema del año, traduciéndolo a varias lenguas y enviándoselo por email a todos sus contactos. Es una iniciativa personal que no tiene más importancia que el que decidiera mandar una tarjeta de felicitación por Navidad a sus contactos, pero sabiendo que los contactos de Nijs son amplios y variopintos, me ha hecho ilusión enterarme de que este año ha escogido un poema de Almizcle y tabaco. Gracias, Frans.












CUANDO BRÍGIDA CANTA


Cuando Brígida canta
su voz toca en las montañas
del Valle de Valparaíso.
Brigi deja su djambé
y deja su guitarra
para tocar el valle.
Brigi como una diosa levanta
en sus manos el cielo del barranco
y con su voz colorea el aire.
Brigi llena de luz,
brilla una estrella.
Los gallos y las yeguas enmudecen,
los gitanos escuchan.
Y en el azul
el sol
se guarda un poco.





Jorge Díaz Martínez  





WHEN BRÍGIDA SINGS


When Brígida sings
her voice touches in the mountains
of Valparaíso Valley.
Brigi leaves her djambé
and leaves her guitar
to play the valley.
Brigi like a goddess raises
in her hands the sky of the ravine
and with her voice colours the air.
Brigi full of light,
shines a star.
The roosters and the mares fall silent,
and the gipsies listen.
And in the blue
the sun
contains himself a little.






(English translation: Pablo Diartinez)





ALS BRÍGIDA ZINGT


Als Brígida zingt
raakt haar stem in de bergen
van de vallei van Valparaíso.
Brigi laat haar djembe
en laat haar gitaar
om de vallei te bespelen.
Brigi als een godin heft
in haar handen de hemel van het ravijn
en met haar stem kleurt ze de lucht.
Brigi vol met licht,
schittert een ster.
De hanen en de merries verstommen,
de zigeuners luisteren.
En in het blauw
houdt de zon
zich een beetje in. 






(Nederlandse vertaling: Erik Parys)









Když Brígida zpívá


Když Brígida zpívá,
její hlas na hory hraje
v údolí Valparaíso.
Brigi odkládá své djambé
a odkládá svou kytaru
aby mohla hrát na údolí.
Brigi jako bohyně zvedá
na svých rukou nebe z propasti
a svým hlasem zabarvuje vzduch.
Brigi plná světla,
třpytí se hvězda.
Kohouti a klisny oněmí,
cikáni poslouchají.
A v modru
slunce
schovává se trochu.



Překlad do češtiny: Veronika Macků










Когато Бриджит пее




Когато Бриджит пее,
гласът и достига планините на Долината Валпараисо,
Бриджит оставя своето джембе и свояата китара,
за да докосне долината,
Бриги като богиня повдига с ръцете си небето над клисурата и оцветява въздуха с гласа си.
Бриги пълна със светлина , блестяща като звезда.
Петлите и кобилите немеят.
Циганите слушат.
И в синевата дори слънцето се притаи за малко.


преведено от Мартина Иванова










QUAN NA BRÍGIDA CANTA


Quan na Brígida canta
la seva veu toca a les montanyes
de la Vall de Valparaíso.
Brigi deixa el seu djambé
i deixa la seva guitarra
per a tocar la vall.
Brigi com una deessa aixeca
a les seves mans el cel del barranc
i amb la seva veu coloretja l'aire.
Brigi omple de llum,
brilla una estrella.
Els galls i les egues es queden muts,
els gitanos escolten.
I en el blau
el sol
es guarda un poc.





Traduït al mallorquí per Isabel Mut Company










QUANDO BRIGIDA CANTA


Quando Brigida canta
la sua voce suona tra le montagne
della Valle de Valparaíso
Brigi lascia il suo djambé
e la sua chitarra
per suonare la valle.
Brigi come una dea innalza
tra le sue mani il cielo del burrone
e con la sua voce colora l’ aria.
Brigi piena di luce,
brilla una stella.
I galli e le giumente ammutoliscono,
gli zingari ascoltano.
E nell’ azzurro
il sole
si apparta un pó.








WENN BRÍGIDA SINGT


Wenn Brígida singt,
klingt ihre Stimme in den Bergen
vom Tal von Valparaíso.
Brigi lässt ihre Djembé liegen
und lässt ihre Gitarre liegen,
um das Tal zu spielen.
Wie eine Göttin trägt Brigi
mit ihren Händen den Himmel über der Schlucht
und färbt mit ihrer Stimme die Luft.
Brigi lichtdurchtränkt,
ein Stern funkelt.
Die Hähne und die Stuten verstummen,
die Zigeuner hören zu.
Und am Himmel
hält die Sonne
ein Weilchen inne.



Übersetzt ins Deutsche von Birgit Linda Emberger 








KIEDY BRIGIDA ŚPIEWA


Kiedy Brigida śpiewa
jej glos dochodzi do wzgórz
w dolinie Valparaiso.
Brigida odkłada swoje djambe
i zostawia swoją gitarę
aby zagrać dolinę.
Brigi jak bogini wznosi
w swoich dłoniach niebo wąwozu
i swym głosem ubarwia powietrze.
Brigi pełna światła
rozświetla gwiazdę.
Milkną koguty i klacze,
Zasłuchują się cyganie.
A w błękicie
słońce
zachowuje się jeszcze. 


Przetłumaczone na język polski przez Dorota Trojacka







domingo, 22 de enero de 2012

Qué decir cuando se busca el amor


Buscando en el disco duro extraíble de los recuerdos, me encuentro con la presentación que leí de Los nombres de Helena, el último poemario de Rafael Antúnez, allá por la primavera de 2006 en un lugar de Granada de cuyo nombre no logro acordarme. Sí, perdón, era en la Feria del Libro, andaban por allí también los recién laureados del Premio Hiperión, David Leo García y Ben Clark, que tuvieron la amabilidad de llevarse a casi todo el público a sus respectivas presentaciones. Fue entrañable.








LOS NOMBRES DE HELENA.  RAFAEL ANTÚNEZ
Jorge Díaz.



“Qué decir cuando se busca el amor
y sin embargo se es esclavo de una boca”.

Quería empezar citando estos versos del anterior libro de Rafael Antúnez, titulado Nada que decir, precisamente porque a mí ahora me pasa eso, que no tengo nada mejor que decir para presentarlo que sus propios versos, y digo esto desde una obviedad que, entre tanta presentación, antología, firmas, feria, festivales y fastos, suele olvidarse: Lo que importa de un poeta son sus versos. Así que, qué decir, cualquier empeño por mi parte no sería otra cosa que un mero juego retórico destinado a estimular las glándulas salivales de vuestro apetito lector. Os diré, eso sí, que Rafael Antúnez ha sido incluido en varias antologías y que ha obtenido un Accésit del Adonais. Y os voy a dar unas pistas que no conducen a ningún sitio, si lo que se pretende es asignarle a su escritura un collar y una correa: ésta poesía no entiende de apellidos, lo único que admite es la compañía de unas buenas lecturas y de unas amistades peligrosas. Presentamos hoy el tercer libro en la trayectoria de Rafael Antúnez, un libro que desde el mismo título, Los nombres de Helena, nos relata una inquietud, la inquietud de la pluralidad de lo singular (o al revés), es decir, una contradicción resuelta en el mejor sentido de la sinopsis taoísta. Explicaciones aparte, puesto que estas no alcanzan a la música, que es lo bueno, ni al color, resta una suma de aguas desvestidas, y lo más importante, eso que no os puedo decir, un algo escondido debajo de sus versos, pero algo que no tiene tanto que ver con la literatura de fórmulas y preparados listos ya, con la literatura de homenajes y tendencias, sino algo que enraíza en las lagunas de lo nuestro y en la amplitud de unos ojos cerrados. Avisados quedáis.

                                                       20 de mayo de 2006   

miércoles, 11 de enero de 2012

Lecturas ferroviarias



Tengo que agradecer públicamente a Ana Isabel Alvea que me haya invitado al club de lectura de La Casa del Libro de Sevilla para comentar mis poemarios y salir de tapas, después, con algunas de sus intrépidas lectoras, Паола КаренинаHelena Con Hache y Reme, quienes me pusieron en serias dificultades con sus curiosas preguntas y me rellenaron debidamente de boquerones en adobo y otras delicatessen. Gracias por estas horas de gula y literatura en tan buena compañía!

Y a quienes no avisé, reitero mis disculpas, de verdad. Soy extraintrovertido.

También me entrevistaron para el programa cultural de una cadena local andaluza, en diferido, así que, otra toma, cortar, grabar, repetir, así no, mejor desde aquí, cuando yo te diga, sigue por donde ibas hablando, vale?... 

A la vuelta, pude dedicar un tiempo a leer, y a disfrutar del sonido ambiente: el haber vivido unos años fuera de Andalucía me hace atender con gusto la musicalidad de sus hablas populares, y el vagón iba ocupado por un grupo de dinamizador@s de Guadalinfo que dinamizaban de lo lindo... La nota surrealista, es decir, menos superficial, la puso un ex-legionario en plena posesión de sus facultades espirituosas que subió tronando en la parada de Antequera. Al primer golpe de vista, recordaba a un Alan Moore, pero con más barba, y acabó bramando versos del tipo: Yo firmé mi muerte ante la bandera/ por esta mierda de patria. Con repetición melancólica, apagada, en: por esta mierda de patria... España...







...la etiqueta se ha convertido en una paradoja que significa nada y demasiado a un mismo tiempo.



Diana Cullell, 
La poesía de la experiencia española de finales del siglo XX al XXI, 
Devenir, 2010.




lunes, 9 de enero de 2012