blog de Jorge Díaz Martínez

miércoles, 31 de julio de 2013

Amanece, pero el sueño permanece



Y los últimos sueños huyen por la ventana.
V. Huidobro


Amanece
y un pájaro nocturno
cruza veloz el cuarto
para posarse en tu frente y anidar
como frágil estátua entre tus ojos.

Lenguaje diminuto, incomprensible
voz, música pequeña de su cuerpo
diciéndote al oído:
¿de quién es ese sol
distinto y esa luna más acá del cristal,
por qué invisibles hilos danzan,
a qué estarán soñando?


Nieves Chillón
Morning Blues
Cuadernos del Vigía, 2006

 

lunes, 29 de julio de 2013

Alucinación del w.c.





ALUCINACIÓN DEL W.C.


Esto no es un poema, es solo una arcada.
Pudiera ser una frase bonita
o un sudor analógico.
Pudiera ser una frase bonita
como esta: en mitad de tu pecho
luce una estrella verde. Pudiera no ser inmundicia,
pero por qué negarla si la creas.

Cara a cara contigo
misma quemas los rastrojos de tu vida,
soplas lo inerte borrando tu reflejo del extraño lago 
minúsculo.
Tú tienes tu propia basura gris.
No te gusta. La expulsas.

Hay una erupción en tu cuarto de baño;
un géiser quebrando los azulejos;
grava que corre
por tu esófago...
y me sabe a hojas secas tu boca roja.

Pudiera decir que me gustas, que así inclinada te deseo.
Pudiera añadir que me convences,
que yo también lo haría.

No precisan caricias las piedras de este río
sino unas manos que las liberen del oro.

Sostengo tu cabello.
Callado.
Angustiado. Yo. Por ti.

Esto no es un poema,
ya te dije que sólo se trata de una arcada.

                    Vomita.




Salvador Galán Moreu
Libro del diabologán
Difácil, 2013.


viernes, 26 de julio de 2013

Jean-Paul Sartre y el amor





JEAN-PAUL SARTRE ESCUCHA POR PRIMERA VEZ
LA RONCA VOZ DE SIMONE DE BEAUVOIR
EN UN AULA DE LA FACULTAD DE FILOSOFÍA
(LA SORBONE, PARÍS, 1929)

La existencia precede a la esencia.
JEAN-PAUL SARTRE


No hay relación del todo irrefutable
entre aquello que amamos
y la razón de amarlo,
ni conexión probada entre el sujeto
y la tiniebla amada en el objeto.

Sin embargo algo lógico
se sustenta en la ilógica
del amor: algo mudo,
intangible, invisible,
por lo que,
sin embargo,
cantar, tocar y ver.


José Manuel Díez
Baile de máscaras
Hiperión, 2013.


miércoles, 17 de julio de 2013

Daniela Camacho escribe un poema para Ágata




poema para Ágata



para encenderte los párpados, Ágata,
y hablarle al leopardo que duerme a mitad de tu sangre
para escuchar el bramido de lilas a mitad de tu sangre
hay que ser ángel o violeta degollada
ceniza de uvas negras
vino ardiendo en la lengua de las animalas
 

hay que sacarse de los ojos la nieve
decir aguamarina
clavar una libélula en el pecho de los recién nacidos
 

para apagar la niebla hay que morir despacio
mientras los árboles arrullan a los astros
 

hay que morir despacio
y para siempre



Daniela Camacho
[imperia]
Fundación Editorial El perro y la rana, 2013. 
(Caracas, Venezuela)

martes, 9 de julio de 2013

Un, dos, tres... ¡Folk!



4.

El espíritu es un hueso

Flores de ducha
               y el calefactor
que jadea como un cócker

insinúan
humanidad


Aquí
             cadril,

aquí pelvis,


aquí canto
de fémur

 

Fruela Fernández
Folk
Pre-Textos, 2013 




jueves, 4 de julio de 2013

Disparos en la nieve




I

Frente de Kolla.
Istmo de Karelia

Simo Häya no es un francotirador corriente. Los rusos lo apodan "La muerte blanca". Su nombre está en la lista de soldados a los que buscar para su ejecución. Su certeza en el tiro merma al Ejército Rojo. Elimina a los hombres y desuella la moral de la tropa. Ha sobrevivido a varios intentos de asesinato, a la caza salvaje de otros depredadores. Pero aún no existe la bala que se cobre su pieza. Ahora está tumbado sobre la nieve. Su mano derecha acaricia el gatillo de un fusil H-28, el arma con que cada verano salía al monte con su padre, antes de que Stalin invadiese su mundo. También pescaban en los lagos de Karelina. Y a la noche, encendían un fuego que convocaba a su alrededor a toda la familia, e incluso a los amigos. Allí cenaban, al calor de las llamas y de la compañía, como si nadie en la Tierra estuviera de paso. Donde había canciones, hoy ruge el tableteo constante de las ametralladoras. Por eso "La muerte blanca" clava la vista en el lago congelado, por donde espera que aparezcan las orugas soviéticas que huyen de las carreteras llenas de minas. No trata de defender una frontera, sino su propia infancia.

Ariadna G. García
La Guerra de Invierno
Hiperión, 2013.




lunes, 1 de julio de 2013

Krishnamurti y el mundo



Lo interno siempre se sobrepone a lo externo. Esto debe ser claramente comprendido tanto por el educador como por el estudiante. Lo externo no ha cambiado al hombre; las actividades externas, la revolución física, el control físico del ambiente no han cambiado en profundidad al ser humano, sus prejuicios y supersticiones; profundamente, los seres humanos permanecen siendo lo que han sido por millones de años.

Krishnamurti
Cartas a las escuelas
Edhasa, 1984