blog de Jorge Díaz Martínez

miércoles, 28 de enero de 2015

Divagaciones concretas



Three geometrical friends


Afilados
pero finos
alfileres
de delfín.

Mi desconocimiento
teje a ciegas la luz.

Inciso.












domingo, 18 de enero de 2015

Teorías sistémicas de la literatura





Ayer comprobé que la Universidad de Granada ya ha publicado mi tesis. Si os apetece leer un poco de teoría de la literatura, está disponible en este enlace: 



A partir del estudio de la teoría de los Polisistemas de Itamar Even-Zohar, se exponen sus compatibilidades con la teoría del campo literario de Pierre Bourdieu y se derivan hipótesis de funcionamiento mediante su combinación con la semiótica del texto de Iuri Lotman y, siguiendo a Mirko Lampis, con la llamada teoría de sistemas integrados o pensamiento sistémico, de lo que resulta una reflexión sobre la naturaleza del propio lenguaje literario, la función poética y la semiosis. Se propone también un enfoque para el estudio sistémico de las literaturas nacionales.





lunes, 5 de enero de 2015

La nieve y el café




VENTANAS ABIERTAS

Los posos de la nieve se enredan descendiendo.
La cafetera eyacula café negro.

Mirar duele
y gusta ver

la paleta interior,
telar aéreo.












domingo, 4 de enero de 2015

sábado, 27 de diciembre de 2014

Presente continuo de imperativo


Bezručovy sady, Olomouc



No volveré a ser joven.
Jaime Gil de Biedma


Nunca volveré a ser
tan joven como ahora.

Y esta frase seguirá
siendo cierta hasta que muera.

¿Pero cuánto dura ahora?
¿Cuánto esta juventud?

Continuo deshacerse.





lunes, 22 de diciembre de 2014

El viaje a pie de Johann Sebastian, de Carlos Pardo



Hola Carlos, me pediste que te dijera qué me había parecido tu novela cuando la leyera. Intentaré no ser objetivo, no me apetece ponerme en plan crítico literario. Tu novela me ha calado muy hondo, prueba de ello son los sueños que he tenido las dos últimas noches, que son las que me ha durado la novela. El primero lo puedes leer en mi blog, a lo mejor te hace gracia, pero no demasiada. Y el segundo tampoco tiene mucha chicha: estábamos en casa de alguien que te preguntaba qué querías para desayunar, tú respondías que un café corto, y yo añadía que uno para Carlos y otro para mí, pero tú adelantabas, riéndote, mi comentario. Es decir, te había convertido en mi hermano mayor. Había más detalles en la misma línea. Supongo que eso es lo que pasa cuando abres a los demás tu intimidad de una manera tan cruda (no digo que la novela no esté trabajada, que evidentemente lo está, sino que su intimidad es cruda), que los demás te meten en la suya propia. Y lo que me pregunto es cómo gestionas esto. Una cosa es contar tu vida personal, como en tu primera novela, con ligeras apariciones de extras, y otra revelar los trapos sucios de la familia. ¿Cómo puedes hacerlo, a nivel personal, no te supone un conflicto con tu familia? Son preguntas que me he hecho a mí mismo muchas veces, en relación con mi propia escritura. A lo mejor es una cuestión de simple valentía. Y otra parecida sería cómo gestionas que tanta gente conozca ahora tanto tus entretelas, que te mire en los bares (no sé si vas a bares) creyendo conocerte, creyendo que por eso tiene derecho espontáneo a tenerte confianza, a hablarte con franqueza (o incluso, se me ocurre, que mucha gente quiera aparecer, para existir, en tu próxima novela). A lo mejor te basta pensar que toda biografía es una ficción, tal vez incluso superficial.  Yo llevo unos años pensando componer mis apuntes, mi propia narrativa vital (no diré novela autobiográfica) en forma de libro, siempre postergándolo, por unas cosas u otras. Volviendo a tu novela, la inserción de la historieta de Bach no sé a qué viene, no quiero pararme a pensarlo, últimamente he hecho una terapia Gestalt (o media, para ser exactos) que intentaba sacarme de un punto de vista demasiado racional sobre mi vida y mis experiencias (o mis expectativas). Así que te diré que simplemente me ha gustado leerla, y que de alguna manera funciona, se entiende sentimentalmente que guarda un correlato con el otro en el que se inserta. Lo primero que sentí al llegar a su última línea es que es la historia de alguien que huye: del compromiso, de la estructura (de la familia). De alguien a quien le agobian las ataduras. Pero en parte es una proyección personal de mi circunstancia. Y en fin, me ha gustado también la falta de pudor a la hora de meter intertextos, de irte por las ramas y volver al asunto, de dejarte llevar por el discurso, de cabos que se quedan sueltos y que solo sugieren posibilidades, como en la propia vida, caminos tentadores que se abren, pero que seguramente no llevan a ningún sitio, y se llega a una edad en la que a pesar de nuestra huida nos gusta tener algo en lo que sentirnos mínimamente confortables. La edad, la juventud, y el sentirse parte de una época pasada que nunca fue (o casi) realmente nuestra. El sentirse estudiantes que ya no lo son. Con todo eso creo que nos has ido dando en el clavo. Puede que tu novela haya sido, sobre todo, una manera de tomar distancia, es decir, otra huida hacia adelante. En esto último creo que acierto.


domingo, 21 de diciembre de 2014

Onirismos mientras leo una novela



He tenido este sueño, que supongo que tiene algo que ver con haber empezado a leer la última novela de Carlos Pardo, que dicho sea de paso, me parece genial. Pero el sueño es independiente, tampoco especialmente significativo, y solo un poco sentimental, desde tan lejos como estoy ahora, geográfica, temporal y -a la luz de lo visto- ya no sé si diría que psicológicamente, de las vivencias que han podido inspirarlo. Y quizá divertido, pero solo como broma personal.

Vamos en un coche: Rafa E. conduce, Curro B. y Alberto G. atrás, y yo de copiloto. Rafa se vuelve y les ofrece un CD con unas rayas. Lo curioso es que a nadie parezca preocuparle que deje de mirar tanto rato la carretera. Pero nos aproximamos a una curva. Doy voces. Fundido en negro.

Cuando abrimos los ojos, el coche sigue por un campo de trigo. Veo a un puma que trota por el campo. El asiento del conductor está vacío, porque Rafa ha saltado al asiento de atrás. Y lo grave es que nos aproximamos a otra carretera, lo más probable es que nos estrellemos contra un camión. Con dificultad, me cambio al asiento del conductor y consigo, justo a tiempo, pero con algunos topetazos, que nos incorporemos sin matarnos a la circulación. Aparco donde puedo, Rafa vuelve a su asiento y todos parecen divertidos. Arranca de nuevo y me ofrece, satisfecho, el CD con una raya. Dudo qué hacer.












jueves, 18 de diciembre de 2014

Out of reach (rain night) in the 2015 SLAMDANCE Festival


Out of reach (rain night) es el primero de una serie de cortos cinematográficos, titulada From the pages of Album, que expanden parte de mi poesía a la gran pantalla. Después de pasar por el Vancouver International Film Festival (http://www.viff.org/festiv…/…/f14320-out-of-reach-rain-night) el pasado mes de octubre, ha vuelto a ser seleccionado para participar el próximo enero en el prestigioso 2015 SLAMDANCE Festival (http://www.thewrap.com/slamdance-unveils-remaining-2015-li…/) que se celebra cada año en Park City, Utah. ¡De nuevo, enhorabuena a los directores, Pablo Diartinez & Erik Parys





jueves, 13 de noviembre de 2014

La vida por delante, reseña en "Universo la Maga".


Ayer nos encontramos con una pequeña sorpresa, una nueva reseña de La vida por delante. Antología de jóvenes poetas andaluces, a ya más de dos años de su publicación, lo que en el acelerado mercado literario no es poca cosa. 

Dirección: http://universolamaga.com/blog/la-vida-por-delante/

Y reseña:

60 andaluces que escriben poesía: “La vida por delante” | #MundoLiterario (Poesía)


“La vida por delante. Antología de jóvenes poetas andaluces” (Ediciones en Huida) es una amplia antología poética realizada por Ana Alvea Sánchez y Jorge Díaz Martínez, en la que se recoge la obra de sesenta poetas andaluces. Escribe la reseña para Universo la Maga nuestro colaborador y a su vez poeta Rubén Pérez Trujillano.

“La vida por delante. Antología de jóvenes poetas andaluces” ha pasado dos veces por imprenta. La segunda amplió con buen criterio el número de autores recopilados. Si lo que los críticos Ana Alvea Sánchez y Jorge Díaz Martínez se propusieron fue brindar una «muestra panorámica» –como reconocen en las palabras introductorias–, lo han conseguido sin lugar a dudas. Emplean un espectro de acogida considerable (nada menos que 60 poetas nacidos entre 1980 y 1992), lo cual no puede sino aplaudirse dado el perfil con que suelen aparecer las antologías poéticas.

La vida por delante Antologia de Ediciones en huida 369x500 60 andaluces que escriben poesía: La vida por delante | #MundoLiterario (Poesía)

En primer lugar, me parece oportuno realizar una puntualización. Según los antólogos, «los andaluces que escriben poesía lo hacen desde y para un contexto literario cuando menos nacional y normalmente plurinacional». Hablar de poesía andaluza sería una quimera. Si bien es cierto que afirmaciones como ésta hallan pruebas incontestables en algunos de los poetas seleccionados, en mi opinión, parte de una confusión entre lo que es el mercado y lo que es el sujeto creador, entre lo que es la cultura y lo que es la nacionalidad, entre lo que es la interculturalidad y lo que es la multiculturalidad. Entre la raigambre de una obra y las aspiraciones globales de su autor. Un enfoque así parece apelar a un presunto carácter cosmopolita. La globalización cultural (que tiene mucho de “imperialismo cultural”, por utilizar la expresión de Iris Marion Young) comporta una pluralización relativa. No hay que olvidar que la proliferación de industrias de comunicación ha impulsado lenguajes, pautas de consumo e incluso algunos valores (los valores de ciertas industrias antes que los valores de ciertas culturas, dicho sea de paso), pero no ha podido generar un imaginario ni un fondo común de recuerdos y perspectivas. El emplazamiento físico y la condición cultural nunca estuvieron anudados. No es nueva la elección de referentes, como demuestra Amartya Sen, como tampoco el acondicionamiento y el condicionamiento que un colectivo (comunidad, clase social, género…) confieren.

Ana Alvea Sánchez 500x500 60 andaluces que escriben poesía: La vida por delante | #MundoLiterario (Poesía)
Ana Alvea Sánchez

Como ocurre en toda compilación, el factor subjetivo ha sido determinante. Así se nos advierte con honestidad y con una vocación de equidistancia respecto a grupos o figuras. De esto carece casi toda antología de nueva poesía andaluza. Puesto que resultaría imposible escribir una reseña sobre cada uno de los 60 autores, desistiré de citar a unos en detrimento de otros, como queriendo establecer una jerarquía que ni interesó a los críticos ni alienta a quien escribe estas líneas.

jorge diaz martinez 666x500 60 andaluces que escriben poesía: La vida por delante | #MundoLiterario (Poesía)
Jorge Díaz Martínez

Lo que urge remarcar ahora es, entonces, que el rasgo de los autores andaluces que la antología retrata viene a ser la coexistencia de distintas corrientes estéticas. Los críticos manejan las categorías con rigor, es decir, con flexibilidad. Prevalece la comúnmente llamada poesía de la experiencia y la poesía intelectual. A ello se suman tres tendencias: la realista (que abarca desde aquella poesía pop o naïf hasta la de crítica social), la lírica (que labra con denuedo la imagen, lleve al verso libre o a la métrica tradicional) y la de corte más narrativo. Ahora bien, en todo caso es notorio el afán de individualización, la volatilidad y a la vez la persistencia de modas, el abandono del formalismo cuando no de la métrica, el recurso a la vanguardia como tradición, etc. Tras la lectura de la antología podríamos destacar otra: la latencia de proyectos estéticos o la práctica no reflexiva de la estética. Existen corrientes pero no movimientos literarios.

Especial mención merece, a juicio de los antólogos, la poesía escénica, la “perfopoesía”, aquella que cuida con dedicación la interpretación, el recital o la teatralización del texto. En este sentido me parece oportuno matizar que no existe el más mínimo de novedad en este grupo de poetas, por mucho que busquen huir del esnobismo, el ritual y el academicismo.

Resulta encomiable la generosidad con que los críticos han labrado la selección de poetas, tanto desde el punto de vista cuantitativo como cualitativo. Bosquejar un “esquema orientativo” –como se proponen– constituye una tarea compleja y exigente. Se presta confianza a poetas inéditos con una proyección insoslayable, aunque no deja de percibirse que la labor de rastreo se ha centrado en unos cuantos focos universitarios y editoriales.

lunes, 27 de octubre de 2014

Růžové


.

Marchitará la rosa el viento helado.
Todo lo mudará la edad ligera
por no hacer mudanza en su costumbre.

Garcilaso de la Vega

Ha llegado el frío bajo cero y ha arrugado mis rosas.
Sus sábanas, mis pétalos.

Durá un fin de semana el amor.

Los radiadores
cuchichean como truchas por las noches.

Octubre, Olomouc.