blog de Jorge Díaz Martínez

jueves, 21 de mayo de 2015

Dos poemas de mayo


Yoga Tree.
April, 2015. Czech Republic.



Cuando marzo mayea
mayo marcea.
Popular.

1.

Esta noche estoy pensando en ti.
No vuelves, no apareces, no contestas, y no puedo evitarlo: imagino
que has ido a la clase de masaje, y después
te has quedado hablando con un chico, y después
habéis ido a su casa y tú has pensado que tienes
ganas de experimentar, de vivir nuevas cosas, de seguir
descubriendo, y por eso
no has llegado a casa, y no puedo evitar
sentir celos, y después intentar tranquilizarme pensando
que está bien, que es tu vida, que es lo que tienes que hacer, y que yo
lo que tengo que hacer es olvidarme de ti
e intentar arreglarme yo mismo, en lo que pueda
para estar bien, o mejor, pero en cambio
lo que hago es volver a leer tu diario, 
tus palabras, cada palabra, cada una de ellas,
las faltas de ortografía y aquellas que no significan nada,
al igual que la vida, perdidas en mitad de su contexto,
y me gusta tu palabra "nosotros",
y a la vez me da pena su melancolía
porque noto tu añoranza de un pasado idealizado
al que pusimos fin
pero de todas formas tan auténtico y falso a la vez.
Auténtico por nuestros sentimientos.
Falso por nuestras mutuas falsedades.
Contradictorio por nuestras mutuas contradicciones.
Y a la vez te veo crecer, y es como pensé desde el principio
que te iba a ver crecer, casi como a una hija
a quien quiero tanto
como a una mujer.



2.

Estudié Teoría de la Literatura
porque me gustaba la literatura
y pensé que sería interesante
e incluso placentero
y algunas veces sí
fue incluso emocionante
lo que pasa es que al tiempo que empezaba
empezaba también a perder pie
en esto de la vida y de las letras
hasta que llegó un punto en el que casi no leía 
otras hojas que las que agita el viento
real o metafórico
si es que hay alguna diferencia
ante mis ojos
y me interesó más
o me aburría menos
escribirme a mí mismo
que escribir un poema
si es que hay alguna diferencia
ante tus ojos
y así me fui versátil
hasta que quedé sucio, compuesto y descompuesto,
tachado y desvariado,
fui un soneto à vangarde, haiku contemplativo, un collage
y un poema objeto,
Beat flow, conceptual writting,
notas emborronadas
y poesía visual,
simbólico y prosaico,
medido y calculado, inspirado y poseso,
retórico, académico, ficticio, 
amanerado y seco.
Y a pesar de todo
me siento
a punto de empezar

(a aprender a leer
-me
-nos
-it
-all.

A empezar a vivir.





lunes, 20 de abril de 2015

Hacia un lado u otro de la felicidad


Resurrection Tree. 19 abril 2015


Cuando tuve
no busqué.
Cuando lo reclamaba
no había.
Y si no lo quería
llamaban a mi puerta.
Cuando necesitaba
no encontré.
Cuando hube
no lo quise.
Si lo quise
lo perdí.
Si lo busqué
no lo hallé.
Si lo hallé
no me importaba.
Aunque esto es exacto
todo esto que acabo de decir
no es exactamente así.
Si miramos los hechos concretos de mi vida
nada responde a una regla invariable.
Cuando busqué encontré
aunque tal vez no encontré lo que buscaba
sino algo parecido.
Cuando tuve no tenía
lo que creía.
Y cuando tuve algo verdadero
lo supe valorar hasta perderlo.
Y siempre algo depende
por encima de todos nuestros planes
y nuestra voluntad
del embriagante az(ah)ar que inclina la balanza
hacia un lado u otro de la felicidad.





martes, 7 de abril de 2015

Limpiando todos mis pasos





Abril 2015


EL ÁRBOL CAYÓ

Limpiando todos mis pasos
yo regresaba, regresaba
a mis lugares de antes, con las manos vacías,
sin dirección
ni objetivo,
regresaba igual que un año
que comienza de nuevo,
bajo la estricta mirada de los dioses
de la soledad.
En el bosque tenebroso de mis días
había solo un árbol que alumbraba.
Regresaba, me acercaba a él
pero no llegaba hasta él.
En la luz de las farolas no había nada sospechoso,
nada, ningún esfuerzo, ninguna cara.
El árbol cayó. El árbol cayó. Pero fui yo quien lo cortó.


Henrik Edoyan 

Traducción del armenio de Hakob Simonyan
Adaptación castellana de Jorge Díaz Martínez






martes, 24 de marzo de 2015

Beat Attitude



Hace algunos millones de años le presté a Anna-Lisa la antología de poesía Beat de Jesús Aguado. Y hace algunos años menos compartía con ella lecturas, traducciones y antiguas ediciones inencontrables. Hace tan solo unos meses le presentaba a Pepo Paz la idea que hoy es una realidad en Bartleby Ediciones. Y hace todavía menos disfrutaba con la autora de la gestación del libro. Y aunque estas declaraciones no añadan ningún valor a la obra, mi pequeño egoísta quería que supieran, porque está muy orgulloso. Pero yo sí añadiré que a estas páginas no les falta añadido. Tienen más que sobrado valor, y pesan por sí mismas. No en gramos, sino en espíritu, en historia, en justicia, en soñadoras. 

Gracias.











lunes, 16 de marzo de 2015

Declaración inaugural de mi trigésimo octavo aniversario




(en vigor a partir de las 00:00 h del 16 de marzo de 2015)


Estimados míos:


Con motivo de la inauguración eventual de mi trigésimo octavo aniversario, quisiera desde el respeto compartir con todos vosotros una declaración inaugural. En primer lugar, sí, me gustaría volver a tener diecisiete años pero con el conocimiento que ahora tengo. Yo no sé de qué sirve reencarnarse si de camino olvidamos lo aprendido. Al que haya diseñado las reglas de este juego le pregunten. Pero, si por algún hechizo volviera a mis diecisiete, como cantaba Violeta, me creo yo que viviría de otra manera y que no cometería los errores de antes, aunque tal vez cometiera otros peores, pues sintiéndome más hábil y más fuerte la caída sería más pronunciada. Y de esto capaz que puedo hablaros, del orgullo, aunque también del querer, como cantó Camarón. Me refiero a como una longitud de onda. Primero sube y luego baja, o al revés, y así seguido. Pues de esas he tenido una pizca de longitud, y las cumbres han estado muy bien, y los abismos, que diría Gustavo Adolfo, tan hondos, que de chiripa los cuento. Y a ver si echo raíces y asiento la cabeza… aunque, bueno, ya veremos. En cuanto a la cantidad de certezas acumuladas, os lo digo, yo no encajo en el paradigma oficial, no estoy de acuerdo. O estoy desenfocado, como diría Woody Allen, que también, sin menoscabo de lo anterior. Para mí, la magia existe, es algo cotidiano. Existen las señales, los fantasmas, los ángeles, y un larguísimo etcétera. Todo eso que la ciencia alopática no tolera. Y por supuesto que existe un inconsciente individual y otro colectivo. Y una conciencia terráquea. Y multitud de formas de energía ya consideradas en civilizaciones pretéritas y milenarias. Recomiendo, ya puestos, meditar, hacer Yoga, Chi-Kung, o lo que sea. Nuestros cuerpos albergan más capas que una cebolla, y lo sabéis. El mejor de los idiomas es la música. Y el lenguaje verbal interconecta solo a cierto a nivel, pero a la vez nos lleva más allá de sí mismo, y de nosotros mismos. Muchas gracias. Eso también se aprende. Y hay que practicar. Así que Felicidades a la madre que hace los años que tengo me parió.





jueves, 12 de marzo de 2015

Oxidatriz




Lo que tengo en las tripas es tristeza
oxidada, y una vieja caldera
que todavía calienta las almejas.







martes, 10 de marzo de 2015

Morava





Para C. G. Jung, el agua es el símbolo colectivo del espíritu subyacente. Para la Edad Media, el mar es el morir, el más allá. Machado se pregunta si el miedo de Occidente es el miedo a dormir, o a despertar. Como es arriba, es abajo. A través del espejo llegamos a los sueños. El sueño encarcelado. El fluir detenido. El intelectual. Con el bautismo, o con las abluciones, al igual en Europa que en la India, se limpian de las almas impurezas. Etimológicamente, Morava se relaciona con el proto-indoeuropeo mori, que en latín se dice mare. La civilización occidental. La peur. El Mare Nostrum. 



lunes, 9 de marzo de 2015

Por el cielo de Olomouc





No me digáis que estoy loco,
no me digáis que estoy loco
porque a la vista de todos
está, y puede ser deprimente
abrir los ojos.
Porque hoy, una vez más, he visto
el cielo azul emborronarse.
Primero eran unas líneas blancas 
que se iban engordando
y dejaban caer en las aceras
como una neblina matinal.
Pero no son del cielo
esas ligeras nubes
sino que unas avionetas
las dibujan.
Y en una hora y media,
al salir de clase
ya está todo el cielo nublado.
Y ahora es un día nublado
en vez de un día soleado.
Y a esto se le llama geoingeniería.
y a esto se le llama chemtrails.
Y este bajo nublado artificial
pasa desapercibido
para el común de la gente
que se apresura a su trabajo
inhalando los productos sintéticos,
los pesados tóxicos que descienden
con apariencia de inocua neblina natural
(piensan, seguramente: “un día nublado”
o “vaya, se ha nublado el día,
con lo bonito que había amanecido”
o no piensan nada, porque tienen prisa).
Lo sé, es deprimente comprobar
que existe un poder capaz de esto,
es decir, de crear
a escondidas un clima artificial
ante nuestras narices
y que nada salga en prensa
y que nada se diga en los telediarios
y que el común de la gente se lo trague
sin darse cuenta.
Pero lo que de verdad han conseguido
es que no exista nada 
que no se diga en la tele
y no se tenga conciencia 
ni del cielo
ni de cosas peores, 
tan a la vista de todos.
Esa gente común, apresurada
hacia su puesto del pan
de cada día, respirando.
Y ese sol empañado 
en la neblina.
Lo más difícil de todo,
lo sé,
lo más difícil
es mirar este cielo de Olomouc,
en la República Checa,
o el cielo de Barcelona 
o de Madrid, por ejemplo,
y mantener encendida
sin una nube siquiera
la sonrisa del sol
de nuestro pecho.





domingo, 8 de marzo de 2015

Árbol rojo






El amor llama a la puerta, toc-toc, pero no es el amor
ni la vida o la belleza
quien se asoma
detrás de una ventana
silenciosa.

Los patitos discuten a causa de una pata, 
llega un perro y los avienta.
Una liebre o un conejo
corre entre los arbustos
perseguido por dos chuchos,
uno de ellos con forma de salchicha.

La primavera se asoma pero no es la... ¿o es ya la primavera?
¿Quién decide en qué momento?
Según el Nuevo Año Chino.

No hay nieve y hace frío.
Me gustaba red tree, červená strom
e incluso l´arbre rouge.

Lo que quieren los ojos es ver cosas bonitas.
Lo que quieren las manos es coger bonitas cosas.
Lo que quiere el oído es escuchar la belleza.
El amor es abrirle camino a la belleza, la vida
y la destrucción.

Tenía alguna otra cosa que decir:
las palabras se asoman
pero lo que cae del cielo
es luz

es decir, fotos.









miércoles, 28 de enero de 2015

Divagaciones concretas



Three geometrical friends


Afilados
pero finos
alfileres
de delfín.

Mi desconocimiento
teje a ciegas la luz.

Inciso.