blog de Jorge Díaz Martínez

viernes, 19 de mayo de 2017

Flores de leche




SONETO DE DOCENTE


están los prados solos llenos todos de flores.
Juan Ramón Jiménez

Sobre el jardín parece que ha nevado:
pieles de leche y pétalos de leche
sobre el verde jardín se han desnudado.
La Primavera dice: que aproveche!

Escribir un soneto es lo que hago,
quiero decir, es todo lo que hago
y pasearme ausente... sí, ausente
mientras me lo recito mentalmente.

La directora quiere que me quede,
mejorarme el contrato de indolente...
pero en Polonia siempre depresivo
apenas sobrevivo... como un ente
fantasmagórico que nada puede...
Muchas gracias, y con superlativo.




sábado, 13 de mayo de 2017

Soneto ebrio



SONETO EBRIO

Pedir turno en la barra de cerveza
con un humo liviano en los pulmones
como un peso como de acordeones
del invierno que dura es mi cabeza.

He venido a ausentarme... por azar
a las armas secretas de este libro,
secretario del alma, más que libro,
de mi alma cortada por Cortázar.

Y en un lugar que ahora no recuerdo
de nombres que olvidar debo la lista
donde te anotaré cuando estés lista
si mal no ahoga ahora no recuerdo.

Ama la vida asombra el sentimiento...
caída de desconocimïento...



viernes, 28 de abril de 2017

Transmutaciones




Cuánto dolor se oculta
debajo de unas letras
y qué sentido tiene camuflarlo
con la esperanza de que desaparezca




jueves, 27 de abril de 2017

Soneto analítico






SONETO ANALÍTICO SENTIMENTAL

Tengo todos los síntomas que odias.
Me encandilé primero de tu sombra,
vino caliente luego lo que nombra
y me dejaste con tus palinodias.

Escribirte y borrarte y desearte
y avergonzarme de escribirte cual
decimonónico sentimental
sobre una foto y encima enviártela.

De mis poemas a destinataria
de lectora te has vuelto, qué hipérbaton
de la mitomanía literaria
te has hecho, Beatriz, chacha, qué hipérbaton.

Antes de conocerte, ya me dabas
dolores de cabeza y me mareabas. 




martes, 11 de abril de 2017

Dos sonetos








No suelo escribir sonetos.
Me parecen un arte de otro tiempo.
He escrito estos para entretenerme,
o desahogarme, como un juego.




SONETO TORCIDO



Deberían tener párpado o músculo
para cerrarse siempre que lo pida
la situación infame, cual molusco
resguardado en su concha, que rápida-

mente a salvo de las sonoras fieras
las proteja que dañan su salud.
A cobijo, como en un ataúd
y ante el estruendo así como hieráticas.

Este ruido no deja de golpear.
En la noche no he podido toda
pegar orejas ni ojos y en el pub

esa electro de mierda que proclaman,
de manera insultante, como música,
percutiendo prosiguen los borrachos.



SONETO PASEANTE


Amanece la noche. Cuatro cuervos
apuran en el césped las colillas.
Tienen resaca todas las chiquillas,
mala leche las ingles de los ciervos.

Y esa luna redonda como un queso
entre ramas romántica tejida.
Me aburre ya quejarme de la vida,
de palabras roído tengo el hueso.

Llámese azar, llámese desatino,
del alma de un cigarro empalagado
me siento en un jardín para vaciarme.

Que mi sangre haga barro, quiero darme
al tam-tam de mi idioma de destino.
Del estanque un patito se ha extraviado.













jueves, 23 de marzo de 2017

Night time





Jugar un partida 
(de ajedrez)
Tocar una canción 
(la misma siempre)

Ducharse

Ir al trabajo
Repita mentalmente: 40

Fin de semana
y
descifrarse en un centro comercial 
(identidades)






sábado, 25 de junio de 2016

Reflejos culturales


- Hypocrite lecteur, - mon semblable, - mon frère!
C.B.



REFLEJOS CULTURALES


El problema en mí se agrava porque soy todo menos espontáneo: existe un hiato intelectual que percibo demasiado bien entre quien me siento siendo y el que me siento ser y comportarse. Éste es un simulacro tan calculado y deliberado del otro, una imitación falsa de tanta falsedad que el original acaba por resultarme también sospechoso.

J. Gil de Biedma, Diarios 1956



Las ideas estéticas, es decir, la historia de las formas artísticas, son uno de los medios de modelización de la sociedad. La manera en que actúan no es simple, directa o unívoca, pues parece que influyeran sobre una dimensión distinta a la ideología, y por ello suelen considerarse una cuestión más propia del gusto y la sensibilidad que de la ética, la política o la moral. Y, sin embargo, están necesariamente relacionadas (el término sensibilidad se aplica muchas veces a cuestiones de ética o de sentido común). Esto le lleva a Schumann a afirmar que las leyes del arte son las mismas que las de la moral -me imagino que pretendía contradecir a Kant.

A veces, aprender otro idioma me parece tan superficial como la propia cultura, y al mismo tiempo sé de su importancia. Pero la complejidad confluyente de los distintos conjuntos de valores se nos ofrece siempre tamizada por el filtro de la propia moral.

Me doy cuenta de que no estoy preparado para llevar a cabo un estudio intelectual que me satisfaga, simplemente porque mi ser no participa, no he mantenido una continuidad, ni un índice de ideas. Al contrario, las ideas me han llevado a vivir de espaldas a las ideas, desatender la coherencia del discurso, y sería incapaz de defender con suficiente razón una postura paradigmática. No poseo esa claridad generalista.

Sin embargo, tengo visiones del mundo y de la vida, un cierto entendimiento o actitud, una especie de gesto… que se ha convertido en una ligereza, intuitiva e interior. Diría casi superficial.

Cada vez que uno habla, para que su discurso estuviera fundamentado harían falta tantas explicaciones retrospectivas que no acabaríamos nunca. A un solo artículo habría de antecederlo una enciclopedia. La cultura se sustenta en olvidos. Se parece a un acuerdo de mínimos comunicativos. Qué entendemos por cada palabra que decimos, que visión de la vida se oculta tras de ella, y una crítica y una argumentación a esa visión. Es infinito. Y ridículo.

Pero la sociedad necesita de cultura. Yo mismo no puedo desasirme de ella. Forma mi identidad, aunque no sólo sea eso, a niveles espirituales, supongo. Y si he de realizar un trabajo intelectual, no soy ya capaz de hacerlo sin educarme antes, lo cual no es muy productivo. Llevaba toda la vida en ello y olvidándolo. Esa fatiga de olvidos contribuye a mi desánimo. 

La única posibilidad de desarrollar una labor intelectual seria sería la de entenderme a mí mismo como cultura, y esa es mi resistencia insostenible: las ininterrumpidas contradicciones de vida que actualmente no alcanzo a resolver. Asumir que la vida y la cultura se encuentran imbricadas obliga a tomar partido, obliga a comprometerse con una forma de ser, y ahí me pierdo, porque es más fácil vivir por sentimiento que tratar de explicarlo, y porque empeñarse en explicarlo nos aboca a infinitos e infinitesimales discursos contrapuestos. 

Parece el pensamiento un freno a cada impulso, y no es sino otro impulso más, el propio pensamiento.




domingo, 29 de mayo de 2016

Autorretrato matinal





Ese gato soy yo: mi esfuerzo por componer un libro inútil, como si el lenguaje valiera la pena; y me he deteriorado a fuerza de entender -tan solo un poco más. Pero el de la chistera va a lo suyo: dice que volveré mientras me arrastro, orgulloso y desesperado, a mi área de confort. Ese me sustituye, con tus ojos cerrados, aunque ya lo sabíamos. Se trata de un poema estacional; como la emanación del polen circundante (e interior) me aboca al sinsentido… y necesitaría más nitidez. Soy un rasgo de estilo, yo que me sentía a salvo tan solo por ser yo.