blog de Jorge Díaz Martínez

jueves, 11 de septiembre de 2014

jueves, 10 de julio de 2014

Hace ahora casi cinco años





Hace ahora casi cinco años regresé de China con una idea en mente, acabar el doctorado y escribir la tesis. Pues bien, misión cumplida.


Lo que he vivido en este tiempo, y lo que me ha cambiado, no os lo podría resumir. Suena a canción pero es cierto. Y ha sido para bien.


Quiero dar unas gracias extensivas. Os deseo lo mejor y os quiero mucho.

Tengo ganas de seguir viviendo.


Abrazos y besos



viernes, 27 de junio de 2014

Un poema de Pilar Adón. Mente animal.





Todo ha de ser simple: pelar patatas, triturarlas.
Lavar, tirar el agua.
Mantener el cuerpo en orden, maquinal.
Sin echar raíces. Sin pensar "esto es mío".
Ni una silla ni una cama.
Sin alentar el pensamiento al fondo.
Vestir las piernas y vestir el pecho
de manera que parezca normal.
Sin asumir más de lo posible. Buscar la luz
y salir al pasillo.
Avanzar entre paredes, aceptar su poca anchura.
Querer descansar el peso, deshacerse de él.
Que nada ensucie el ritmo aprendido,
la pausa en las comidas, los horarios del sueño.
La franqueza de la confesión
que hace de ella un acto de enmienda.
La rectitud de una imagen
y lo curioso de este mal
que cuando no está nunca estuvo
y si está en otros, parece extravagancia.
Mas está. Y no sirven las lecturas ni la mente.
La luz del cielo, las parras y sus frutos.
La farola ambarina. El camino cuidado.

Asoma la infección y no hay planes ni memoria.
Todo lo que se puede hacer:
llevar una existencia simple. Pelar patatas,
triturarlas. Tirar el agua.

Pilar Adón
Mente Animal
La Bella Varsovia, 2014.


domingo, 22 de junio de 2014

Leyendo de nuevo a Ginsberg + bienvenido verano




I came home and found a lion in my living room
Rushed out on the fire-scape screaming Lion! Lion!

Two stenographers pulled their brunette hair and banged the window shut
I hurried home to Paterson and stayed two days.

Called up my old Reichian analyst
who´d kicked me out of therapy for smoking marijuana
"It´s happened´ I panted There´s a Lion in my room"
"I´m afraid any discussion would have no value" he hung up.

Allen Ginsberg
Kaddish
Anagrama, 2014


BIENVENIDO VERANO
(himno solar)
21-6-2014

Hoy es el solsticio de verano, el solsticio astronómico,
bienvenido verano, el inicio de una nueva calentura,
celebrémoslo fuerte desde dentro
en el giro estelar que nos reúne, en el rizo infinito,
tirabuzón, rizoma, hélice de ADN microcósmico,
bebamos de su luz,
como bocas de pollitos hambrientos nuestros chakras solares,
nuestro bronceado riego de la sangre, circulación del pneuma,
de las bicis
la brisa y la sonrisa.
Bienvenido verano corazón, aquí estoy yo contigo para siempre,
aquí donde hay arena parlanchina,
donde las golondrinas gondolinas,
aquí dentro me ducho y me sumerjo
mientras hacemos el amor reunidos.
¡Fiesta, fiesta! ¡Vamos a meditar hasta mañana!






domingo, 15 de junio de 2014

El primer grillo del verano






-¿Estás oyendo, cari? Es el primer brillo del verano.




Descalzo en las aceras, sin rencores, ni miedo, ni conciencia.

Y la respiración como una herida de aire,

como una pupila de aire. 

Cuando lo tenía todo por perder
porque no había ganado nada todavía.








jueves, 29 de mayo de 2014

La voz de Federico




Hoy hemos cantado el "Pequeño vals vienés" de Lorca, en la vesión de Morente, en nuestro rincón del Zenete. Y no puede dejar de emocionarme que, casi un siglo después, las palabras de Federico sigan retumbando por el Albaicín.





sábado, 24 de mayo de 2014

Un discurso muy al orden del día




Hoy he tenido la oportunidad de asistir, como invitado, al acto de graduación de los alumnos de Ciencias Políticas y de la Administración, donde se reunían la última promoción de "licenciados" y la primera con el título de "grado". A pesar de sus casi tres horas de duración, no se me ha hecho largo en absoluto. He escuchado algo más que unos típicos y socorridos discursos para salir del paso. Me ha sorprendido en nivel de compromiso y posicionamiento de unos intervinientes sin reparo alguno en "mojarse" ideológicamente. Parece que es lo normal en esta carrera.

Todas las intervenciones me han parecido valiosas, y el nivel de oratoria digno de Cicerón, e incluso con grandes dotes interpretativas en algunos casos. Al final del acto, he podido charlar brevemente con el profesor de teoría política Fernando Fdez-Llebrez González, y ha sido tan amable de cederme su discurso para publicarlo en este blog literario. Creo que su visión de cómo ha cambiado la idea de nuestra realidad nacional en cinco años merece la pena recordarse.

ACTO GRADUACIÓN LICENCIATURA CIENCIAS POLÍTICAS Y DE LA ADMINISTRACIÓN.
 24 de mayo de 2014.


Lugar:  Salón Ceremonias Edificio Caja Rural (Avenida Don Bosco). 11.30h.

Buenos días Sra. Vicerrectora de Estudiantes, Rosa Mª García Pérez. Sra Decana, Susana Corzo. Sra. Secretaria, Nieves Saniger. Queridas Guadalupe Martínez y Raquel Ojeda, querido Ángel Cazorla. Queridos compañeros y compañeras. Estimados alumnos y alumnas y correspondientes padres y madres, familiares y amigos.

            Quisiera comenzar dándoles las gracias, de todo corazón, a los y las estudiantes por haberme elegido como uno de los padrinos de la promoción de la Licenciatura de Ciencias Políticas y de la Administración, ya que es todo un honor y un placer para mí. Es una de las cosas que me hacen ser un poquito más feliz. Gracias, de verdad (Y gracias por este precioso regalo).

            Como suele ser habitual realizaré un breve comentario sobre algún asunto de actualidad. Pero antes dejadme deciros algunas cosas de índole más personal.

Gracias por haber aguantado mis clases de forma tan atenta y participativa; por soportar mis “neuras” y manías; por no poner cara de “poker” cuando hablábamos de la teoría de la acción comunicativa de Habermas, o de la teoría de la justicia de Dworkin; ni agachar la cabeza cuando nos hemos adentrado en la igualdad entre hombres y mujeres, las transexualidades o la prostitución; o cuando habéis tenido que escuchar mis referencias sobre Oleg, mi hijo, o María; y tantas otras cositas más.

También os quiero dar la enhorabuena por haber alimentado, con vuestras preguntas, dudas, críticas  y reflexiones, la vida universitaria; y por hacerlo en ese lugar que es nuestra aula. Enhorabuena por ejercer vuestra reflexión crítica y, con ello, “hacer Universidad”. Gracias.

Enhorabuena también a familiares y amigos, y aquí especialmente a vuestros padres y madres, sufridores irreemplazables de esta travesía que, en breve, se acaba. Pero eso sí, una de las travesías más bella que, tal vez, haya: la de la Universidad. Y todo ello en un tiempo, en una época, nada fácil para vosotros y vosotras. Es esta cuestión la que me lleva a haceros la siguiente reflexión sobre vuestra época y nuestra democracia.

Sois una promoción particular. Académicamente sois como “los últimos de Filipinas”: con vosotros se acaba formalmente la tradición universitaria relativa a las Licenciaturas. Algo de por sí novedoso.

Pero este hecho coincide con otra circunstancia igual de especial, o mayor aun: el cambio que ha sufrido y está sufriendo nuestro país, y parte de nuestro entorno social y político, desde hace unos cinco años. Cambio que afecta a aspectos de nuestra vida cotidiana, pero de manera destacada al modelo de democracia en el que vivimos.

Cuando vosotros y vosotras entrasteis en la Universidad, allá por 2009, existían cosas como las siguientes -nombro solo algunas.

Se pensaba que el pleno empleo seguía siendo un ideal medio accesible o, por lo menos, hablábamos de cuotas de paro muy bajas en donde la formación era clave para un trabajo de calidad. Se daba por descontado que a quienes elegíamos como representantes eran nuestros “soberanos gobernantes”. Se pensaba que nos íbamos a jubilar pronto, para disfrutar de una buena vejez, y que había dinero público para pagar nuestras pensiones sin problema alguno. Se creía que la sanidad y la educación eran bienes intocables desde el punto de vista de lo público y que en eso no había marcha atrás. Se juzgaba que había una positiva inversión científica que daba valor a una generación, y venideras, de universitarios/as y doctores/as altamente cualificados como base para un buen desarrollo; y, del mismo modo, no era un sinsentido hablar de la justicia universal. Por aquel entonces estaba en puertas una reforma sobre el aborto que situaba la interrupción voluntaria del embarazo como un derecho; se reconocía el derecho al matrimonio para cualquier opción sexual, se aprobaban leyes contra el maltrato machista y en favor de los derechos de las personas transexuales y se garantizaban ciertos derechos para las personas en situación de dependencia. Incluso había palabras, como deuda, que nos quedaban muy lejanas y otras, como troika, que la hubiéramos identificado con algún baile tradicional centroeuropeo. Y se creía que el derecho de reunión y de manifestación era un bien indiscutible para una democracia. 

En suma, y sin querer ser exhaustivo, vivíamos en un país en el que la palabra democracia, y la obtención de los derechos que la acompañan, era entendida de manera expansiva, siendo posible dotar de un sentido fuerte a la expresión “Estado social y democrático de derecho”.

Pero pareciera como si en los 5 años siguientes, años que engloban a gobiernos de distintos colores, hubiéramos entrado en un túnel del tiempo. No en un túnel de “regreso al futuro”, sino más bien de vuelta al pasado. Cuando acabéis la Licenciatura os vais a encontrar con un mundo bastante distinto del que entrasteis.

Ahora, las palabras pleno empleo y justicia universal directamente suenan a risa; la soberanía de algunos Estados se ha visto seriamente cortocircuitada, importándonos, incluso, el resultado de las elecciones europeas y el que se de en un país como Alemania. En la sanidad se justifican las privatizaciones, y el co-pago (“re-pago”) se intenta ver como algo normal. Nuestros científicos y científicas están desamparados y viendo como tantos años de esfuerzos se desmantelan en un pispas. Se propone una ley sobre el aborto más restrictiva que la del 85, los derechos de los transexuales se han “congelado” y la solidaridad para con las personas dependientes se ha vaciado. Se discute el derecho de reunión como si fuera uno más en una democracia, quedando sujeto a vaivenes peligrosos. La palabra deuda pública nos suena mucho, muchísimo, y ya sabemos que la troika no es ningún baile tradicional europeo. Incluso hay quién en Europa se permite el lujo de decir que el virus ébola podría “solucionar el problema” de la inmigración (dixit Jean- Marie Le Pen).

De los asuntos que mencioné al inicio, casi todos han cambiado. Os encontráis con un mundo distinto en el que parece que la expresión “Estado social y democrático de derecho” se desajusta, precisamente, por la reducción de los derechos que la caracteriza. Podríamos decir que en estos cinco años las y los dirigentes políticos “se han cubierto de gloria”.

Hay cosas que no han cambiado, como el persistente problema de la corrupción en la política, pero sí podemos decir que el país que nos encontramos al pasar estos 5 años ya no parece el mismo. El cambio no es pequeño. Queda por ver, a día de hoy, su duración y reversibilidad. Que ante esto sintáis cierto cabreo, estupor, asombro y perplejidad es normal. Lo preocupante sería lo contrario. Los sueños, los anhelos y las perspectivas con las que empezasteis vuestra bonita aventura universitaria tienen hoy cierto olor a melancolía y frustración.

Pero malo sería  si no vierais que en estos años también han ocurrido otras cosas que merece la pena recordar y que siguiendo al gran teórico político, recientemente fallecido, Marshall Berman podríamos calificar como “los signos de la calle”

En estos 5 años habéis aprendido cosas nuevas tanto intelectuales como personales; habéis madurado como seres humanos; habéis conocido los vericuetos de la ciudad, de una ciudad como Granada que os habrá dado mucho al ayudaros a vivir en profundidad las vorágines de la modernidad. Habéis visto, vivido y participado en una experiencia social tan rica e interesante como fue el llamado 15M. Sabéis ya que las “mareas” no solo se dan en la playa y que tienen varios colores: blanca, violeta, verde,... Y también que la palabra “prima” tiene serios riesgos, así como que un desahucio es sinónimo de ruina para la vida de las personas. Que las redes sociales pueden servir para algo más que para charlar con amigos. Que, como nos recuerda Amnistía Internacional, la integración social y la libertad sexual y reproductiva deben ser derechos democráticos. O que derechos que parecían indiscutibles, como la sanidad y la educación pública o el de reunión, hay que seguir reivindicándolos pues son pilares de nuestra democracia. En definitiva, que pese a las malas condiciones, que pese a las turbulencias acaecidas todavía estáis y seguís aquí, “vivitos y coleando. Como decía el nombrado Berman: “I'm still here”: todavía estoy aquí.

Y con la cabeza alta, añadiría yo, pues no deberíais de agacharla como generación. Vuestra generación, como las demás, tiene sus “pros y sus contras”. Pero si hablamos de los valores éticos finalistas que la caracterizan solo podemos decir que están muy bien representados, tal y como se recoge una y otra vez en los distintos estudios existentes. En esto, no tenéis nada que envidiar de mi generación ni de las anteriores. Que yo sepa, ni Merkel ni Barroso son de vuestra edad... 

Por tanto, y ya acabo, es verdad que entre lo que esperabais hace 5 años y lo que os habéis, nos hemos, encontrado, hay mucha distancia. Demasiada. Pero también lo es que tenéis los mimbres, porque ya lo habéis demostrado, para salir adelante con confianza, ilusión y compromiso con la vida. Os lo merecéis. Nos lo merecemos.

Un beso muy, muy, fuerte, mucha suerte y gracias por estar ahí. Gracias por seguir aquí, enganchados a la vida, enganchados a la democracia.

Fernando Fdez-Llebrez González.



viernes, 23 de mayo de 2014

La llave de acero inoxidable no es la llave verdadera




Dos traducciones de un mismo tao-poema, lo que demuestra que, efectivamente, el tao que puede expresarse con palabras no es el tao eterno, o verdadero, pero al menos podemos decir eso

46

Cuando bajo el cielo existe el Camino, los caballos corredores se usan para abonar los campos;
Cuando bajo el cielo no existe el Camino, los caballos de guerra nacen en los altares.

No hay delito más grande que no saber la suficiencia;
no hay calamidad más grande que codiciar tener ganancias.

Por ello
saber la suficiencia de lo suficiente es la suficiencia constante.

Lao Tse
Tao Te Ching
Visor, 2013.
Traducción de Fernán Alayza y María A. Benavides


46

Cuando un país está en armonía con el Tao
produce herramientas y bienes.
Cuando un país va en contra del Tao
acumula armas a las puertas de sus ciudades

No hay mayor ilusión que el miedo,
ni mayor error que disponerse a la defensa,
ni mayor desgracia que crear un enemigo.

Quien pueda ver más allá del miedo
siempre estará a salvo.

Lao Tse
Tao Te Ching
Alianza Editorial, 2007.
Versión de Stephen Mitchell
Traducción al español: Jorge Viñes Roig