blog de Jorge Díaz Martínez

domingo, 17 de junio de 2012

Presentación de "La vida por delante" en Córdoba






Creo que la presentación de La vida por delante ayer tarde en Córdoba no defraudó a nadie. En realidad, la presentación empezó por la mañana, con la entrevista en directo que Ángela Jiménez nos brindó en PTV Córdoba, y en la que participó también nuestro editor Martín Lucía. Muchísimas gracias, Ángela, fue un placer charlar contigo. Quiero agradecer también al Museo Arqueológico de Córdoba y en especial a su directora Lola Baena su buen hacer y su amabilidad, la verdad es que el acto contó con un escenario de lujo y gracias a ello salió todo a la perfección. También quiero agradecer la amplia asistencia de público, así como la cobertura de diferentes medios de prensa y televisión (Diario Córdoba, El Día de Córdoba, PTV Córdoba) y por supuesto la participación de todos los poetas que acudieron y la simpatía con que sumaron sus voces a las de otros antologados, también a Fernando Sendra por sus fotografías y, por último, a Ana Isabel Alvea, de quien todo lo bueno que diga es poco. Me gustaría citar cada intervención con exactitud, pero me temo tengo alguna laguna y es posible que trastoque un poco las cosas. Si no me equivoco, aparte de sus poemas propios, Juanma Prieto leyó a Sara Toro, Ana Castro a María González, Ignacio Gago a (¿?), Verónica Moreno a Beatriz Ros, Ángel de la Torre a Jacob Lorenzo, Alejandra Vanessa a Cristián Alcaraz, Antonio Agredano a Luis Gámez (que estaba escondido entre el público), Elena Medel a Sara Herrera Peralta y Ángela Jiménez a Diego Vaya. Muchas gracias a todos por vuestras lecturas, me encantó volver a veros/conoceros.

Y luego fuimos, como no podía ser de otra manera, a la terraza de un bar, y luego a otro, y luego a otro, y luego a otro, y luego… yo me volví a casa, pero tengo entendido que a los últimos les dio el amanecer. 




2 comentarios:

Ana Castro dijo...

Me alegra ver que has recogido exactamente como te recordé la cadena de lecturas ;)
Pronto más.

Jorge Díaz Martínez dijo...

Desde luego, sin ti ni lo hubiera intentado :)