blog de Jorge Díaz Martínez

jueves, 8 de agosto de 2013

A orillas de un vado Watanabe se sentó y... escribió

























EL VADO

Si vas por la playa donde se vadea el río
verás,
plantadas en el limo,
                largas varas de eucalipto. Están allí
para los caminantes que van a la otra ribera.
                               Una será tu cayado:
con ella tantearás, sin riesgo, un camino
entre las aguas turbias
                y las piedras de resbaloso musgo.

Cuida de dejar hundida la vara
                               con gratitud
en la otra orilla: otro viene:
acaso mi padre
que en las tierras amarillas busca sandías silvestres,
                acaso yo
que regreso, retrasado y viejo,
mirando ansioso mi pueblo que tras el río
ondula o se difumina en el vaho solar.
                                                               Allí,
según costumbre, sembraron mi ombligo
                               entre la juntura de dos adobes
para que yo tuviera patria.

Deja el cayado clavado en el limo.



José Watanabe
La piedra alada
Pre-Textos, 2005