blog de Jorge Díaz Martínez

miércoles, 22 de mayo de 2013

de la misma materia que la sombra del agua



UN HOMBRE MIRA LA LLUVIA

Un hombre mira la lluvia que cae.
La lluvia es del tamaño
del hombre
que refugia su silencio
en ella.
Cae despacio sobre él mismo.
Él es de lluvia.
Su sombra es de la misma materia que la sombra
del agua.
Sus palabras, construidas del metal de los campos
y las ausencias,
menguan
como su silueta.
Sus ojos son azules,
como la luz
que cristaliza en cada gota,
y miran, con la ayuda de los tuyos,
todo lo que no es él,
todo lo que no es lluvia,
con la sonrisa inquieta
de quien descumple días.

Se abre
entre sus manos
como el mapa del agua.


Francisco Onieva
Las ventanas de invierno
La Oficina Ediciones, 2013
 

No hay comentarios: