blog de Jorge Díaz Martínez

sábado, 17 de noviembre de 2012

Este es solo uno de los poemas que más me gustan de "Hay una araña en mi clavícula", el nuevo libro de Sara Herrera Peralta




El doctor le advierte,
debería tomar diez píldoras,
un jarabe,
echarse crema.

Un día el abuelo se enfadó
y echó las pastillas
a la tierra de las plantas.
Dijo que eran buenas semillas.

Cuando volvió el doctor
le preguntó,
¿se ha tomado usted lo que acordamos?

Y el abuelo asintió.

Vas a enfermar, abuelo,
le dijo todo el mundo.

Y el abuelo sonrió.

La enfermedad no se cura
tan solo con pastillas,
también es necesario
querer curarse.

El abuelo nos miró a todos añadiendo:

y también vosotros estáis enfermos.


Sara Herrera Peralta, Hay una araña en mi clavícula, La Garúa Libros, 2012.