blog de Jorge Díaz Martínez

miércoles, 25 de julio de 2012

Una foto en Facebook






Mi hermano ha colgado una foto en Facebook. En ella salimos Veronika y yo en Ancha de Capuchinos (Granada), sentados en la terraza del VeronaEstamos como somos, sin afeitar, desayunando en el barrio: graffitis en persianas y las cajas de fruta en mitad de la calle. Detrás nuestra una señora de pelo gris apura su cigarro y sujeta la correa de un perrillo mientras bebe un café. Cuatro personas le han dado a “me gusta”, yo incluido. Los otros son: -Maribel Franco, una amiga de Granada que conoce la calle y la terraza y que recordará tal vez mejor que yo aquellos primeros años en que coincidimos en una placeta vieja del Albayzín entre risas, guitarras, mariguana y masajes. -Ricardo González, un compañero del trabajo en Barcelona -su pareja es polaca, de Polonia- con quien hice buenas migas y a quien siempre le sorprendió conocer, hoy en día, a un poeta “de verdad”. -Y el otro es Canek, un amigo y un músico también de Barcelona (en realidad, de México) que debe verme, supongo, diferente por el corte de pelo pero en buena compañía y recordar las noches y los días que pasamos en torno de la música, la fiesta, las mujeres y la complicidad. Mi hermano ha colgado esta foto reciente, de su visita en mayo, pero yo ya no vivo en aquella ciudad ni Veronika en esta parte de Europa y esa mujer que fuma girando la cabeza hacia el pasado se me hace el símbolo evidente que algún artista cósmico ha pintado en la escena -como en una tablilla medieval- a modo de advertencia.





No hay comentarios: